ALMA viaja hasta Uganda – Proyecto Solidario

publicado en: Novedades | 0

 

ALMA en los informativos territoriales de rtve.

A continuación, les dejamos con la experiencia personal de nuestra CEO Marina Carreño.

 

Este proyecto surge de la colaboración de dos fundaciones:

Cione Ruta de la luz, con al que colaboramos desde Alma y con la que ya viajé hace 4 años para ayudar en la campaña de la selva amazónica de Perú y

Petits Detalls, ONG fundada por Quico Germain un joven español de 24 años que vive en Uganda y dedica su vida a la fundación que creó con ta solo 19. Fue nuestro anfitrión y coordinador durante toda nuestra estancia.

Los ópticos voluntarios hemos sido dos, Raul Rodriguez de Badalona y yo, Marina Carreño.

Viajamos desde el 19 al 30 de octubre destino Uganda hacia el distrito de luuka uno de los mas pobres del reino de Busoga,  región del este de Uganda  con el objetivo de revisar a  los mas de 600 niños del colegio de la comunidad.

 

Era la primera vez que se hacia un campo de salud de este tipo en la región así que no teníamos ningún dato previo pero si mucho trabajo por hacer. Desde el principio y nada mas aterrizar sientes que África es diferente, después de un viaje de mas de 15 horas teníamos por delante 5 horas más en furgoneta  hasta llegar a nuestra destino.

Cansados, nerviosos pero sobre todo muy ilusionados, empezábamos nuestra aventura en Uganga, donde teníamos nuestra base es diferente a todo lo que había visto hasta entonces, las casas como tal a penas existen, no hay tiendas ni carreteras…, hay chabolas o casas sin tejado, hay puestos de comida, niños descalzos, con ropas rasgadas y miradas que te observan como nunca antes nadie me había observado, y es que tal y como descubrimos después es una región tan rural que había niños que nunca  habían visto a una persona de raza blanca, cuando nos veían, se reían entre ellos, algunos se escondían y los mas atrevidos nos gritaban con todas sus fuerzas… Musungu , que significa blanco en su lengua, al paso de los días, esa palabra que no había oído nunca, se convertiría en una de mis favoritas.

 

Una vez instalados comenzamos nuestra rutina de trabajo, nos levantábamos muy temprano y directos a la furgoneta, teníamos una hora de camino hasta llegar al colegio de Tabingwa  donde nos esperaban nuestros peques.

Las horas pasaban casi sin darnos cuenta, revisando la visión de cada niño, ganándonos su confianza y enamorándonos  de cada uno de ellos,

Los dos estábamos de acuerdo,  no queríamos hacer descansos, sabíamos que había muchos muchos niños y cuantos mas revisáramos mayor seria la ayuda que podíamos prestar…..y  así fué, como superamos las expectativas de la fundación y también las nuestras propias.

El colegio tenia mas de 600 niños que en un principio nos pareció un objetivo casi imposible, pero llegó el tercer día, y llegó también el ultimo peque, que completaba un total de 657.

Satisfacción, alegría, emoción pero sobre todo orgullo por una profesión que me apasiona y que tengo la suerte que me brinde momentos como aquel.

Seguíamos allí y queríamos seguir trabajando, así que revisamos a los profesores, a algunos padres y a todo aquel que quiso visitarnos….

y fuimos a otros coles a Namukubembe, a Kamwirungu, cambiamos de distrito y nos fuimos a Jinja y vistamos otro de los grandes proyectos de petit detaills el orfanato de Mupenzi, y un trocito de nosotros se iba quedando con cada uno de esos niños.

Terminamos nuestra días con un total de 821 revisiones realizadas.

 

Ha sido una experiencia increíble que todavía me emociona y se que me emocionara siempre al recordar

Me enamoré de su gente, de los peques y sus abrazos «sentíos», de como no hacían falta las palabras porque el cariño de los niños traspasa las fronteras del idioma,  me enamore del equipo de trabajo que formamos y de  como tres personas que no se conocían  de nada  unen sus fuerzas y crean algo que merece tanto la pena… y sobre todo me enamore de ÁFRICA.